Por Nicolás Sasu

San Martín de San Juan perdió 1-0 frente a Racing en un encuentro correspondiente a la 15° fecha de la Superliga Argentina, que se jugó en el estadio presidente Perón.

Desde el vamos ya se sabía que difícilmente sumaríamos en la cancha de “La Academia”. No era por ser negativo, pero el rival no era otro que el mismo puntero del campeonato. Sin embargo, me voy conforme con lo mostrado. Es una pena haber perdido un partido que tranquilamente se podría haber empatado (situaciones no nos faltaron) pero esa hí cuando se echa en falta los jugadores de jerarquía. Evidentemente fue una falla garrafal de Ardente, pero a estas alturas es difícil recriminarle algo. Más allá de la derrota, hay ganas y hay voluntad en el equipo. Desean quedarse en primera y eso es importante. Si hay algo que nunca se negocia es la actitud. Confío plenamente en el cuerpo técnico de que logrará sacarnos de esta mala racha. El “Yagui” ya nos demostró que la esperanza es algo que nunca hay que perder. Eso sí, de ahora en más, Alvarenga siempre de titular. También quiero pensar que traeremos refuerzos para el equipo, especialmente en el lateral derecho que es donde más agua hacemos.

Y con respecto a lo que fue el 2018, pues debo decir…

Que año nefasto fuiste 2018. Malos resultados, malas rachas, polémicas arbitrales, problemas con la dirigencia. Sin embargo, nos dejó un aceptable regalo de navidad. Suceda lo que suceda en Alberdi, San Martín terminará el año fuera de la tabla de descensos. Ahora…siendo autocrítico, tenemos demasiado que mejorar. Demasiado. Nos quedan 11 partidos, o mejor dicho, 11 finales. Cerramos el año en una posición muy baja habiendo conseguido solamente 14 puntos en 14 juegos y con un DT despedido. La situación no es para nada alentadora, pero hemos salido de peores. Se puede, hay que soñar, hay que creer…

Comentarios